¿Cómo fomentar la actividad física en la Tercera Edad?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

aurum bienestar fomentar actividad física tercera edad

El respeto de unos hábitos de vida saludables, sobre todo en lo que se refiere a la alimentación y al desarrollo de ejercicio físico de una forma habitual y continuada, constituyen dos de los elementos esenciales para garantizar el mantenimiento de un buen estado de salud a lo largo de toda nuestra vida

Sin embargo, a medida que vamos avanzando en edad se va haciendo más difícil llevar a cabo una rutina de actividad física, debido al aspecto degenerativo que se empezará a materializar a medida que vamos cumpliendo años.

Para hacer frente a este problema, hoy hemos decidido contar con Aurum Bienestar, entidad referente a nivel nacional en la prestación de servicios médicos y de salud, para que nos asesoren sobre el mejor modo de fomentar la actividad física en aquellas personas que han alcanzado la tercera edad.

Cuida de tu salud con Aurum Bienestar

A la hora de contribuir al desarrollo de una actividad física continuada en personas mayores, desde Aurum Bienestar consideran conveniente que se priorice en el desarrollo de las siguientes actividades:

Ejercicios de estiramiento y relajación muscular; gracias a su nivel de dificultad moderado, los ejercicios de gimnasia se han convertido en la práctica más frecuente entre personas mayores, aunque también es la que presenta una mayor percepción de monotonía o aburrimiento.

Por eso, será preferible que, siempre que sea posible, estas rutinas de entrenamiento se desarrollen en grupo, junto a otros familiares y amigos.

Caminar; en opinión de Aurum Bienestar, se trata de la actividad más recomendable para aquellas personas que forman parte del colectivo de la tercera edad, ya que, al igual que en el caso anterior, no provoca impactos sustanciales sobre las articulaciones.

Natación; es una actividad física especialmente indicada para mejorar el funcionamiento del sistema circulatorio y respiratorio, y que además, supone la eliminación total de impactos sobre las articulaciones en el desarrollo de tu rutina de entrenamiento.

Asimismo, influye muy positivamente en el mantenimiento, e incluso mejora, de distintas capacidades esenciales para la calidad de vida de las personas mayores, como son la coordinación, la relajación o la movilidad.